Desde 2014, el Metro advirtió que tren que hizo corto circuito contaba con tecnología obsoleta

“Federico Campbell”, el tren que hizo “corto circuito” este jueves 27 de julio en la Línea 1 del Metro de la Ciudad de México y que dejó 34 personas intoxicadas, es un modelo NM-83B con 33 años de operación, que un informe presentado en 2014, por el mismo Sistema de Transporte Colectivo Metro, diagnosticó utiliza “tecnología obsoleta”.

En el informe “Once Compromisos Asumidos por el Sistema de Transporte Colectivo Metro”, advirtió que la Línea 1, la más antigua y en operación desde 1969, tenía en circulación 58 trenes, entre estos, el ahora llamado tren Federico Campbell y 23 más del mismo modelo.

“Los trenes modelo MP-68 R/96 presentan 44 años de operación, los NM-83A y NM-83B 30 años y los NE-92 21 años, debido a esta antigüedad la fiabilidad de los trenes (kilómetros recorridos entre fallas) ha descendido impactando en la disponibilidad de los trenes y con ello afectando los tiempos de traslado de los usuarios”.

 

La dependencia también advirtió que la demanda de la Línea 1, que anualmente sirve a más de 267 millones de usuarios, seguía en aumento y que había rebasado la capacidad del servicio, por la carencia de trenes en óptimas condiciones.

“No se puede atender este crecimiento en la demanda, en primer lugar por las fallas en los trenes, aunado a que éstos utilizan tecnología obsoleta, por lo que no se puede incrementar el número de trenes a la Línea, ni la frecuencia de paso de los mismos ya que se requiere de un sistema de pilotaje automático de última generación para controlar a los mismos y no tener accidentes”.

Ante estas serias deficiencias, el informe recomendaba la adquisición de por lo menos 45 nuevos carros, tan solo para la Línea 1, y la modernización de los que circulaban.

También leer: 5 cosas que el gobierno de la CDMX nos ha prometido que cambiarán del Metro y no han cumplido

La respuesta

En diciembre de 2016, el Sistema de Transporte Colectivo Metro informó que a través del Fideicomiso Maestro del Metro (FIMETRO), creado para administrar los ingresos provenientes del aumento de dos pesos a la tarifa, adquirió 10 trenes, hechos a la medida y conforme a los requerimientos de la Línea 1. Los nuevos trenes serían recibidos entre junio de 2017 y noviembre de 2018.

Además, informaron sobre un programa de restauración, con el que se pretendía recuperar 105 carros fuera de circulación. Hasta el 2015 se habían recuperado 18 trenes, y reinstalados 6, entre ellos el tren Federico Campbell,  que entró en servicio el 20 de mayo de 2014, en la Línea 9, luego de estar casi 8 meses “detenido”.

Los arreglos que se le hicieron son: “sustitución de 3 bancos de baterías y sometido a un proceso de revisión general y repintado de carrocería”, se detalló. Repararlo costó 18 millones 580 mil 962 pesos.

También CDHDF advirtió de fallas en Metro

La Línea 1 pasó de tener 2 mil 581 fallas en 2010 a 3 mil 399 en 2013. Un promedio que se ha mantenido, según el diagnóstico sobre el Servicio y las Instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo, presentado por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, en enero pasado.

La comisión advirtió de arreglos indispensables en las distintas líneas: “es necesaria la modernización de los sistemas de mando centralizado de algunas líneas, ya que estos presentan un deterioro sensible que debe atenderse de manera urgente”.

También solicitaron modernizar en calidad de “urgente”: los tableros de control óptico, los puestos de maniobra en línea y en talleres, la señalización y el sistema de pilotaje automático tipo 135 khz. y SACEM. Detallaron que dichos arreglos eran necesarios para mejorar “los índices de seguridad y eficiencia en la conducción, y disminuir los costos de mantenimiento en el material rodante e instalaciones fijas”.

Este jueves 27 de julio, el tren Federico Campbell, que fue regresado a la Línea 1, volvió a fallar. Se averió entre las estaciones Juanacatlán y Chapultepec llenando  sus vagones de humo, por lo que los usuarios abrieron las puertas por la fuerza.  El incidente dejo un saldo de 31 personas intoxicadas y  10 trasladadas al hospital.

 

El director del Metro, Jorge Gaviño, declaró en entrevista con Denisse Maerker en Radio Fórmula, que la falla en el tren se debió a un corto circuito “más fuerte que otros”, porque “se deshizo el acero de las escobillas de la parte que hace contacto con la barra guía” lo cual impidió la circulación del tren.

Animal Político solicitó a las autoridades del Metro su versión sobre los diagnósticos y fallas reportadas desde 2014, sin embargo la respuesta fue que la información disponible ya había sido publicada en los informes.

Source: feedPolitica



Derechos Reservados © El Sotavento 2017